Make your own free website on Tripod.com

NOEL ANTONIO PONGUTA BARACALDO

LAS CALENTURAS NO ESTA EN LAS SABANAS
NOEL ANTONIO | Segundo artículo sobre Acerías | ES CONVENIENTE VENDER LAS ACCIONES DE ACERIAS? (2 Artículos) | EL AÑO SOLAR | CUADRAGESIMO QUINTO ANIVERSARIO DEL SENA-BOYACA | EL FESTIVAL DEL SOL Y DEL ACERO RESURGIO | Cincuentenario de coservicios | COMUNITARIAS | SOGAMOSEÑISMO | TEMAS PUBLICOS | LIDERAZGO | OPINION | ACERIAS PAZ DEL RIO | REGIONALISMO | FAVORITOS | TEMAS ADMINISTRATIVOS | contacto

 

Una vez iniciado el Concordato cuando éste se

incumpla, cualquiera de los Acreedores puede

solicitar a la Superintendencia de Sociedades

ordenar la liquidación. Este camino se ha recorrido

y no existe ninguna posibilidad legal de evitarla.

Ahora surgen los oportunistas que tratan de

encontrar los responsables de esta determinación

y lanzan acusaciones irreflexivas como si la calentura

estuviera  en las sábanas.

 

Si de enjuiciar se trata habría que hacer un análisis

exhaustivo, objetivo, técnico y serio que considere

todas las variables y que no se vaya por las ramas

sino que profundice en sus verdaderas causas

recientes, pretéritas y remotas. Muy seguramente,

nadie conscientemente se atrevería a lanzar la primera

piedra.

 

La época de las vacas gordas cuando el

proteccionismo del estado favoreció la gestación

fácil de las ventajas económicas obtenidas a la

sombra de las gabelas aduaneras. Se hicieron

muchos estudios para ver si la empresa era viable o no,

pero poco se avanzó en la aplicación de las técnicas

modernas de administración y mucho menos en la

aplicación de políticas de administración de los

recursos humanos que trataran de comprometer a l

os trabajadores en el logro de los objetivos de la

empresa para hacerla competitiva y mantenerla en

el mercado. Dos huelgas de los trabajadores y varios

 laudos arbitrales aseguraron ventajas laborales que

 han contribuido irremediablemente al descalabro

económico de la Empresa. La pensión anticipada

en cinco años a la legal es una muestra de la grave

situación por la cual atraviesa un numeroso grupo

de extrabajadores que hoy cobran directamente su

pensión mientras transcurre el quinquenio que les

 permitiera que el Seguro Social, asumiera su pago.

No se debe olvidar que a causa de la legislación

especial que protege el trabajo minero muchos de

ellos accedieron a la pensión solamente con 15 años

de trabajo y sin contar la edad.

 

El despilfarro que no faltó, la pérdida de materiales,

equipos y herramientas y productos terminados,

los pesados procedimientos administrativos y de

venta, centralizados en Bogotá y a precios no

siempre ventajosos sobre los demás del mercado

contribuyeron a la hecatombe. En Sogamoso, por

ejemplo era más fácil comprar un producto elaborado

 en Medellín que uno fabricado en Belencito porque

había que comprarlo en Bogotá.

 

Las relaciones laborales no marcharon en forma

armónica sino completamente polarizados tanto que

los planteamientos de buscar la cooperación

Sindicato-Dirección no tuvieron cabida pese a que

fueron planteados casi 10 años atrás. Pudo más la

política de pedir y pedir a costa de la inseguridad

económica de la empresa. El sistema disciplinario

impuesto a través de la Convención Colectiva resultó i

noperante por haber establecido una tercera instancia

centralizada

en Bogotá que fallaba sin el conocimiento de causa suficiente.

 

Es cierto que la apertura económica desencadenó la

crisis por haber tomado a la empresa sin los arrestos

necesarios para enfrentarla, sin la modernización que

 la hiciera competitiva, sin una estructura de costos que

 le permitiera disminuir los efectos de las importaciones,

del dumping  y del contrabando, pero como se ve no

 fueron las únicas causas del insuceso.

 

Por ello, siempre sostuvimos que la única salida era la

de la nacionalización para garantizar que a pesar de l

as pérdidas obvias el Estado Social de Derecho que

nos rige constitucionalmente, las asumiría, tal como

lo hizo con Ecopetrol, cuando no producía utilidades,

pero era necesario mantenerla activa para evitar que el

petróleo quedara inexplotado. Así mismo no sostener

activa a Acerías Paz del Río es condenar al país a que

se queden inexplotados: el mineral de hierro, el carbón

coquizable y la calisa.

 

 

 

Enter content here

Enter supporting content here

AULANET DISEÑO DE PAGINAS WEB. OFC 402 EDIF CAMARA DE COMERCIO DE SOGAMSO