Make your own free website on Tripod.com

LIC JAIME VARGAS IZQUIERDO

HISTORIA
BIENVENIDA
LOS COMUNEROS Y ALCANTUS
CIEN AÑOS DE GLORIA
COLEGIO DE SUGAMUXI 100 AÑOS
colegio de sugamuxi 1905-2005
a proposito de unas buenas fiestas
SOGAMOSO, 195 AÑOS DE VIDA REPUBLICANA
EN EL DIA DE LA SOGAMOSEÑIDAD
EN EL DIA DE LA SOGAMOSEÑIDAD
RAFAEL GUTIERREZ GIRARDOT
ESPIRITU DE ASOCIACION
HISTORIA
Aeropuerto
JAVARIZ
COLSUGA
NACIMIENTO COLSUGA
Fechas estelares
6 de Septiembre DIA DE LA SOGAMOSEÑIDAD
tauromaquia
Contacto
CRONICAS

 

EN POS DE UNA HISTORIA AUTENTICA Y VERDADERA

Por Jaime Vargas Izquierdo

Recuerdo ahora, como uno de mis maestros de pedagogía era reiterativo en señalar a quienes éramos discípulos de sus eruditas cátedras, sobre la necesidad perenteroria que incumbía a quienes se dedicaran a la enseñanza, maestros, profesores, catear0ticos o preceptores, para no caer en excesos en la difícil tarea de trasmitir conocimientos a sus alumnos o educandos. El maestro de marras había hecho suya la sentencia conforme a la cual, <es preferible ocuparse de pocos temas, pero sin errores, a enseñar a muchos con ellos>. Nuestro viejo profesor adicto a los latinajos, nos remataba en recomendación con la expresión que nunca olvide, < Non multa sed multum>., como quien dice, < no muchas cosas, sino mucho>, y agregaba, < Lo que importa no es la cantidad sino la calidad>.

Conforme a lo anterior, es recomendable que quien se dedique a la docencia, como catedrático, conferencista o panelista, particularmente en áreas de tanta significación como las ciencias sociales, naturales o la filosofía, tenga especial tiento en procurar que los conocimientos que lleva a sus alumnos, en forma oral o escrita, están soportados en la verdad, en las realidades y no en especulaciones o conjeturas, ni mucho menos en teorías sesgadas o hijas de personales querencias o intereses egoístas.

Una de las ramas fundamentales de las ciencias sociales, es la historia, talvez la más lesionada por la inadvertencia o la ignorancia de muchos profesionales de esta disciplina, quienes para deslumbrar a sus discípulos, convierten la narración de episodios específicos de la historia, en fábulas o novelones fantasiosos, producto de oídas, de su imaginación calenturienta o de un precario conocimiento de los hechos reales. Lo grave de lo anterior es que muchos personajes que presumen de doctos de la historia caen en esta perniciosa práctica, más lesiva y dañina por la circunstancia de ser poseedores de fama y aureola como doctos y expertos conocedores de la ciencia de Clío, lo cual les comunica un alto nivel de credibilidad sobre las gentes.

La historia no puede convertirse en una simple ficción a manera de pasatiempo lúdico, ni en la presentación fragmentada de relatos del acontecer pasado engarzados en creaciones fantásticas. Si bien la historia se consideró por muchos como una memoria colectiva, tal concepción no puede ser tenida en cuenta sino mediante la comprobación de la veracidad de los acontecimientos vistos de manera particular. La historia auténtica y verdadera no es una simple acumulación o sumatoria de recuerdos individuales, de ordinario tergiversados por la fragilidad de la memoria de sus autores. Por eso nos parece absolutamente peligroso y dañina que para recuperar la historia se recurra a la recuperación de hechos sin soporte en la verdad y todavía mas arriesgado, como lo señalamos arriba, que sean las personas reputadas como sapientes las que incurran en dislates, imprecisiones, citas erróneas en interpretaciones incorrectas de la realidad histórica. Por ejemplo en una obra de Juan de Orduña, conocida como, <Locura de amor>, se refería a los temas históricos presentados en filmes o documentales para señalar que con la introducción de elementos falseadores de la verdad histórica lo estaban ocasionando un mal irremediable a la formación de los jóvenes.

La tradición oral, cómo no, es un mecanismo importante para escrutar el transcurrir de la historia y los anales de un pueblo, pero es impropio tomarla como materia prima exclusiva o como fuente única y absoluta de los componentes historicos de un país o de una región; tal tradición debe estar solidariamente verificada, reelaborada, clasificada y articulada mediante un proceso que es principio insustituible de la misión del verdadero historiador. Lo propio puede ocurrir con ciertos textos productos del magín de muchos cronistas o narradores que nos antecedieron, los cuales de ordinario pueden tener un valor testimonial relativo pero no una absoluta credibilidad, dado el subjetivismo apasionado de sus autores. Tampoco puede estimarse como fuente confiable para nutrir la historia lo consignado en periódicos o revistas, los cuales como es sabido presentan de ordinario, la noticia o el comentario acomodándolos a la concepción de quien escribe, así un mismo acontecimiento puede tener diferente presentación y distinta interpretación. La disparidad en la revelación de un acontecimiento específico podría ser elemento distorsionarte como aporte a la elaboración de una historia fidedigna.

Visto lo anterior, el genuino historiador es aquel que verifica y sopesa la realidad de los acontecimientos puntuales de un pueblo y aquel que mediante una paciente , ecléctica y metódica investigación, elimina el cultivo de la historia episódica para dar un paso a la auténtica historia, como objeto concreto, veras y articulado de la vida de una sociedad.

La historia como ciencia apunta, tal como lo precisaba el sociólogo historiador inglés Arnold Thoynbes en su, < Estudio de la Historia.>, no sólo a identificar de qué manera ocurrió, sino a indagar por las causas que lo generaron y las consecuencias de su ocurrencia. Así la historia como elemento científico no es un ejercicio memorístico, la mayoría de las veces plagado de inexactitudes e incoherencias, rayanas en la fantasía, sino algo según la definición del historiógrafo Manuel Tuñon de Lara en su <Porque la Historia>: “La Historia es mucho mas que un pasatiempo una evasión; la Historia significa nada menos que conocer los cimientos de nuestra vida actual, saber de donde venimos, quienes somos y aumentar las probabilidades de saber a donde vamos”.

Quines somos amantes de la Historia, sin presumir de historiadores, nos queda la esperanza de contar algún día con una nueva historia que nos permita conocer las realidades de nuestra patria y de nuestro terruño; parafraseando a alguien podremos afirmar que la Historia es demasiado trascendental para la vida de los hombres como para dejarla en manos de seudohistoriadores; anhelamos una historia y no muchas historias, tal como lo pedía nuestro viejo maestro de pedagogía.

ADEDENDA.- “El futuro será incierto e imprevisible para los pueblos que no sean conscientes de su propia y verdadera historia”. ( M.T.L.)

Enter content here

Enter supporting content here

AULANET,OFC402 EDF CAMARA DE COMERCIO DE SOGAMOSO, TEL 7721677