Make your own free website on Tripod.com

DIEGO FRANCISCO SANCHEZ PEREZ-ABOGADO,COLUMNISTA

Home | INVERSION PARA EL DESARROLLO | LA URGENCIA INEXPLICABLE | MARCA SUGAMUXI | QUE GANAMOS | SERVIDORES PUBLICOS | SUGAMUXI Y CASANARE | TRANSPARENCIA PUBLICA | RENDIR CUENTAS | Sogamoso Cero en Desarrollo Económico | LA DECADA DEL AGUA | LA INDIA UN BUEN EJEMPLO | LA REFORMA A LA ONU | El Alcalde ¿un estadista o un demagogo? | ARTICULOS | contacto | CONTROL POLITICO | provincia de sugamuxi | caballista | quien soy | opinión
LA INDIA UN BUEN EJEMPLO

La India, que buen Ejemplo

Por Diego Francisco Sánchez Pérez

   

Hasta hace algo más de una década, decir "India" era evocar imágenes de ciudades superpobladas, pobreza extrema, enfermedades bíblicas, selvas lujuriosas y culturas milenarias que podíamos imaginar como escenas surgidas de un libro de Salman Rushdie.

 

Pero si bien en sus más de tres millones de kilómetros cuadrados vive todavía un cuarto de las personas más pobres del mundo, cientos de millones carecen de energía eléctrica y el 39% de los adultos no sabe leer ni escribir, rápidamente ese escenario apabullante está sufriendo una inusitada metamorfosis: la India de hoy es un país donde los antiguos templos conviven con el microchip y la tecnología espacial.

 

Así las cosas, y siendo uno de los países más poblados del planeta (con mil millones de habitantes), no es raro que la revista británica New Scientist la haya elegido como caso de estudio y tema central de una edición especial sobre ideas innovadoras: además de conducir uno de los programas espaciales más ambiciosos del mundo, sólo en los últimos cinco años más de 100 compañías científicas y tecnológicas instalaron allí laboratorios de investigación, su industria farmacéutica está produciendo vacunas contra la hepatitis B a 28 centavos de dólar la dosis y genéricos contra el sida que llevaron el precio de las drogas de 10.000 a 200 dólares anuales, posee un polo mundial de la industria del software, las ventas de autos dirigidas a una creciente clase media aumentan un 20% anual, sus expatriados vuelven y de sus universidades e institutos tecnológicos egresan doctores que quieren quedarse a trabajar en el país.

 

La India es actualmente la undécima economía del mundo y se calcula que para 2050 podría convertirse en la tercera, después de los Estados Unidos y China. Sin duda, muchas de las causas de este giro copernicano pueden buscarse en un drástico cambio cultural: "Crece la idea de que la ciencia no puede ser solamente una búsqueda intelectual, sino que también tiene que ser relevante desde el punto de vista económico y social", afirma en su editorial New Scientist.

 

Para Raghunath Anant Mashelkar, director general del Consejo de Investigaciones Científicas e Industriales de la India, la red de centros públicos de investigación más grande del mundo (cuyo presupuesto crece a un ritmo del 25% anual), la receta es clara, aunque difícil de alcanzar: se trata de desarrollar la ciencia y la tecnología, y unirlas a la industria "para incrementar la riqueza y el bienestar del país". Para hacerlo realidad, creó el programa New Millennium Indian Technology Leadership Initiative, que otorga dinero a proyectos en los que universidades y compañías trabajan juntas para desarrollar productos que compitan en el mercado global.

 

Son sin duda datos asombrosos y contundentes que -vale la pena recordarlo- incluso a medio mundo de distancia, no dejan de tener validez.

Enter content here

Enter supporting content here

AULANET OFC 402 EDF CAMARA DE COMERCIO DE SOGAMOSO